Dulce

La casa de arena

Nayram es un joven policía en la isla de Gran Canaria. Consigue su plaza a los 20 años, una edad, por lo general, muy temprana; tanto, que su veterano compañero lo inicia en las profundidades de su trabajo adoptándolo casi como a un hijo. Ambos son personas serenas y amantes de la familia y ambos comparten una vivencia dolorosa… Los dos fueron abandonados cuando eran niños.

Todo parece transcurrir con normalidad, hasta que, tiempo mas tarde, Nayram decide buscar seriamente sus raíces. En esta búsqueda, se enamora de Nira, la ahijada de su compañero.

Comienza entonces a sufrir incidentes, a sentirse vigilado, a recibir mensajes velados, ataques a su persona y a quienes le rodean…

No puede vigilar y cuidar de quienes les son queridos; no puede dejar su trabajo; y la situación empeora a medida que él sigue indagando en su pasado. Ya no puede dejarlo…

Ahora le toca llegar hasta el final…

¿Qué es tan importante para que descubrirlo, pueda desentrañar tanta rabia?

_________________

Este es el argumento de esta novela que mezcla intriga, romanticismo, familia, compañerismo y trama policíaca.

Tengo que confesar que «La casa de arena» es mi pequeña joya. Son de esos escritos que se llevan una parte de ti, que te dejas involucrar en la historia y se van desarrollando los personajes a través de ti, como si vivieran por sí mismos.

Es una confesión extraña, soy consciente de ello. Pero es algo que, en ciertas ocasiones, ocurre. Tus personajes te van dictando sus acciones, te susurran al oído mientras escribes, te dejan sentir sus temores y sentimiento…  Casi es como si ellos llevaran las riendas.

La casa de arena es una historia que se desarrolla en un Municipio precioso de Gran Canaria: La Villa Mariana de Teror. Un lugar donde me gusta ir a descansar, a “recargar energía” cuando me siento muy agobiada.

Teror es un pueblo de buen tamaño, rodeado de barranco y exuberante vegetación. Sus vecinos son amables y entregados. Tal vez, por el hecho de ser un Municipio donde reciben constantemente las visitas de turistas. Están acostumbrados a compartir, recibir y tratar al público.

Aunque entre sus muros, sus casas antiguas y cuidadas, las calles de piedra y su Basílica erigida en honor a la Virgen del Pino, puedes pasear en serenidad. Caminar por ella, en silencio y calma, te ofrece un cierto sentimiento de quietud y bienestar.

Por esto es por lo que la elegí como localización de la historia. Era el lugar perfecto: pequeño, familiar, dinámico y apacible. El lugar perfecto para vivir una situación inquietante.

portada-libro-la-casa-de-arena-de-dulce-bermudezTrata de un joven policía local, recién llegado al cuerpo, que en poco tiempo logra establecerse como un discreto y eficiente profesional. Es huérfano de padres y tiene la necesidad de conocer la verdad sobre sus progenitores.

Mientras su vida y su trabajo transcurre con normalidad, se enamora de la ahijada de su compañero: un veterano cerca de la jubilación que prácticamente lo adopta como parte de su familia. Cuando decide seriamente buscar sus raíces, comienza a sufrir incidentes, ataques a sus propiedades, a las personas que le rodean, a recibir mensajes velados, a sentirse vigilado… Todo se irá complicando cuando se da cuenta de que no puede vigilar y cuidar a quienes ama y seguir trabajando en su profesión.

La novedad estriba en su trasfondo familiar y la transmisión de valores muy arraigados en el entorno en que se desarrolla. Está localizada en un pueblo de Gran Canaria y, aunque no es costumbrista, tiene algunos tintes propios de las gentes y costumbres de la isla.

Está dirigido sobre todo al público femenino y familiar, más, en algunos aspectos, puede interesar a una parte del público juvenil más maduro.